Ulises y Argos

Cómo practicar yoga con mi perro

Índice

Cómo practicar yoga con mi perro

Probablemente, eres de las personas que practica yoga para relajarte, reducir el estrés, mejorar tu confianza, entre otras. Pero debes saber que esta disciplina también puedes practicarla junto a tu fiel amigo canino.

Suzi Teitelman se considera la creadora del yoga con perros, debido a que incluía a su perro en sus sesiones porque se dio cuenta que él se relajaba.

Cabe destacar que el yoga es una disciplina milenaria que requiere de concentración, una respiración adecuada, y de ciertas posturas físicas que tonifican y estiran los músculos.

Beneficios principales de la relajación con mi perro

Si alguna vez te has preguntado: ¿Cómo puedo ayudar a mi perro?, déjame decirte que puedes realizar una variedad de actividades junto a tu amigo de cuatro patas.

Los perros necesitan cuidados, atención, mimos, una alimentación de calidad, paseos conscientes, altos niveles de bienestar… pero también se benefician al compartir con nosotras momentos de calma, como los que surgen cuando practicamos yoga y mindfulness.

Los perros y las personas deben relajarse adecuadamente para reducir los niveles de estrés. Si te preguntas: ¿Cómo sé si mi perro tiene estrés? Ten en cuenta que el estrés crónico es un estado de tensión física y emocional que puede causar graves problemas a tu perro, como por ejemplo, comportamientos agresivos, hiperactividad, estereotipias… Si notas que tu perro está estresado, tienes que ayudarle.

¿Cómo puedo practicar yoga con mi perro?

Todas las personas pueden practicar yoga junto a su perro siempre y cuando al principio sean guiadas por profesionales de esta disciplina tradicional.

Ten en cuenta que no importa el tamaño o la raza de tu perro, ya que existe gran variedad de posturas para que estés en contacto cómodamente con tu perro.

El yoga se refiere a la unión mística con una misma. Cuando hablamos del yoga con perros conectamos también con nuestros compañeros caninos. Es un contacto espiritual y relajante, es alcanzar la calma con mi perro.

Las personas que practican yoga con su perro con regularidad, pueden lograr una conexión más profunda con su amigo canino, una óptima concentración y una mejor relajación.

Es importante mencionar que, el yoga puede ayudar a los perros, debido a que esta técnica mejora su seguridad y autoestima, reduce sus miedos y aumenta su confianza, entre otros beneficios.

Pautas para practicar yoga con tu perro

1- Debes relajarte junto a tu perro

Lo primero que debes hacer, es compartir momentos de felicidad y calma con tu fiel amigo de cuatro patas. Ambos deben disfrutar de las caricias, al hacer esto, están mejorando su conexión física.

Al final, no se trata de hacer posiciones o forzar al perro a realizar ejercicios, sino de que tú practiques la disciplina y dejes que la sesión fluya y que sea el perro quien decida acercarse a ti. Momento en el que podrás entrar en contacto e incluso acariciarlo. 

2- Respeta los movimientos de tu amigo canino

Los perros cuentan con sus propios movimientos y necesidades. Es recomendable que observes y analices bien los movimientos corporales de tus perros, para que le brindes un espacio adecuado y le dediques el tiempo que necesitan.

Es muy habitual que, con el paso de los días, tiendan a recostarte en tu alfombra de yoga ¡aprovecha esa confianza!

3- Vuelve a la calma mental y física

Si te preguntas: ¿Cómo encontrar la calma con mi perro? Antes de ir a la cama puedes practicar unos minutos de yoga y dejar que se acerque y forme parte de ese momento.

Este tiempo es adecuado para realizar esta disciplina, aunque algunas personas prefieren la primera hora de la mañana o cuando salen de trabajar, todo consiste en conocer tus gustos y los de tu perro.

4- Ten en cuenta las partes de una sesión de yoga con perros

La duración de la sesión de yoga dependerá de cada persona y animal, pudiendo ser sesiones desde 10 minutos hasta incluso de una hora. Con esta esta técnica de concentración disfrutarás momentos de calidad con tu perro, pero también el yoga es muy beneficioso debido a que relaja, reduce el estrés y mejora la confianza.

¿Dónde se realiza el yoga con perros?

Puedes realizar yoga en tu casa, en la playa, en un área rodeada de ambiente natural, en el parque… Sin embargo, tendrás que observar si el nivel de estimulación del entorno es el adecuado para tu perro, por lo que lo más cómodo para ambas especies suele ser el interior del hogar.

Elige un lugar adecuado que cuente con una temperatura cómoda (sin mucho calor, ni mucho frío).

Además, es recomendable utilizar una esterilla que evite que te resbales y haga más agradable las sesiones..

Para realizar yoga usa ropa cómoda y, si al principio te cuesta concentrarte o si tu perro no quiere acudir a tu lado, no te preocupes, es normal, todo lleva su tiempo.

Partes de la sesión de yoga

– Masajes y caricias
Una buena idea es iniciar la sesión con algunos masajes de relajación, no masajes fisioterapéuticos.

Debe ser un masaje que sea agradable para tu perro, debiendo existir un buen vínculo previo entre ambas especies.

– Posturas y asanas
En las sesiones de yoga con perros pueden adaptarse las posturas para favorecer el acercamiento con el perro, aunque no es extrictamente necesario.

– Estiramientos
Es recomendable que estires los músculos para evitar contracturas y lesiones.

– Regresar a la calma
Esta es una de las partes más importantes y agradables de la sesión de yoga. Estírate junto a tu perro, nota su cuerpo, acarícialo y comienza la meditación.

También puedes realizar la Meditación de forma independiente, por ejemplo en un momento de calma en el hogar. 

Esto mejora la actividad cerebral, incrementa la creatividad, mejora el estado de ánimo y disminuye la ansiedad, entre otros.

Los mensajes positivos de tu corazón, la buena energía y la meditación adecuada, son muy beneficiosos para ti y tu perro. Al final, la energía se transmite de un ser a otro.

Retomar el Yoga

Hace unos años el yoga formaba parte de mis rutinas, no lo practicaba de forma habitual pero si lo suficiente para evitar dolores musculares y compartir momentos de relajación conmigo misma, y también con Alma, mi compañera de cuatro patas. 

Poco a poco, lo fui dejando… la vorágine del día a día, el exceso de trabajo… ese momento de calma desapareció.  

Sin embargo, estoy a un nada de retomarlo y eso me provoca una inmensa alegría, porque lo haré rodeada de una Comunidad de Mujeres Maravillosas.

A partir del próximo mes de marzo, en El Círculo [i]rracional contaremos semanalmente con Pilar, de Utopía Yoga, que nos ayudará a disfrutar de una forma más consciente de la vida. 

El universo me trae cosas bonitas. Gracias.

Artículos relacionados