Ulises y Argos

¿Cómo tratar la ansiedad por separación en perros? Síntomas y recomendaciones

ansiedad por separación perros

índice

Ansiedad por separación en perros [PRS]  

¡Hoy en el blog contamos con unas invitadas muy especiales! Leticia y Mandarina, fundadoras de Perra Tormenta, una comunidad dog friendly para familias reales, amables y empáticas. 

¡Soy Leticia! marketera de profesión y educadora canina en ciernes por vocación. Mandarina llegó a mi vida allá por el 2015 para poner mi vida patas arriba y meterme de lleno en el mundo del perro. De la montaña rusa emocional que ha sido nuestra vida desde entonces ha nacido Perra Tormenta, una comunidad en la que rompemos las idealizaciones en torno a la convivencia humano-canina e intentamos hacer llegar el mensaje de la Educación Canina Amable lo más lejos posible.

¿Cómo tratar la ansiedad por separación en perros? Síntomas y recomendaciones

La ansiedad por separación es un síndrome habitual en perros. 

De hecho, nosotras lo vivimos en primera persona en nuestra familia multiespecie. 

De manera general, entendemos que un perro que ladra de manera constante al quedarse solo en casa, realiza evacuaciones inadecuadas -orina o defeca en el domicilio- o destrozos padece este trastorno. 

Sin embargo, en muchas ocasiones se diagnostica a los perros con ansiedad por separación cuando, en realidad, tienen otros problemas relacionados con la soledad impuesta. Por ejemplo, aburrimiento o miedo de los ruidos que se producen en el edificio. 

Sea como fuere, una vez ha sido diagnosticado este trastorno es considerado como grave. Además, es un terror que se produce cuando la tutora o el tutor del animal no está presente, y esto supone que sea más complejo de abordar.

En este artículo vamos a entender qué es la ansiedad por separación, cuáles son los síntomas asociados a este síndrome y cuál es el tratamiento adecuado para un perro que la padece. 

Pero, antes, te pregunto: ¿crees que es complejo abordar la ansiedad por separación? 

¿Es difícil tratar la ansiedad por separación? 

En este post voy a hablarte desde un punto de vista más técnico, pero no debes perder de vista que yo convivo con una perra en tratamiento por ansiedad por separación.

En la actualidad, Mandarina -mi compi canina- no se queda sola en casa ni un momento, ni lo hará hasta que esté preparada para ello. Mientras tanto, mi función es acompañarla y darle las herramientas que necesita para entender que no hay nada de malo en quedarse sola. 

Te mentiría si te dijese que está siendo un proceso fácil. Si estás en esta misma situación, el mejor consejo que puedo darte es que no te marques un objetivo temporal. Algo como “en 3 meses, se solucionará su problema de ansiedad por separación”. Puede ser cierto, pero también puede que no sea así. 

En este momento, Mandarina y yo vamos avanzando poco a poco para normalizar la soledad, siguiendo unas pautas muy concretas y de manera sistemática. Está siendo un proceso largo y no es un aprendizaje lineal: los perretes también tienen sus días mejores y peores. Pero creo que estamos en el buen camino.

¿Qué es la ansiedad por separación? 

La ansiedad por separación es un síndrome encuadrado dentro de los Trastornos relacionados con la separación. Los perros que lo padecen sienten auténtico terror, bien sea ante la marcha de un miembro de su familia o ante la soledad impuesta.

Sin embargo, en muchas ocasiones se confunde la ansiedad por separación con un problema de aburrimiento o de miedo ante los ruidos que escucha el animal al quedarse solo en casa.

Por ello, desde hace relativamente poco se ha introducido el concepto de Problemas Relacionados con la Separación -PRS- dentro del campo de la etología, al observar el amplio espectro de emociones que sienten los perros ante la soledad impuesta. Por ejemplo frustración, miedo, fobia, aburrimiento o ansiedad. 

De igual manera, dentro del síndrome de ansiedad por separación, podemos distinguir dos tipologías diferentes: 

  • Problemas relacionados con la soledad impuesta. 
  • Problemas relacionados con la marcha de una persona determinada. 

Además, podemos distinguir entre diferentes grados de intensidad en función de la gravedad del síndrome. 

Vamos a ver cuáles son los síntomas asociados a la ansiedad por separación. 

¿Cómo diagnosticar ansiedad por separación en perros? Principales síntomas

Al quedarse solos, los perros que padecen ansiedad por separación presentan un conjunto de respuestas fisiológicas y conductuales asociadas a un episodio de terror y elevado estrés. 

Vamos a ver a continuación los síntomas más habituales de la ansiedad por separación, ordenados en función de menor a mayor intensidad: 

  • Ansiedad previa a la partida. 
  • Jadeo.
  • Hiperactividad.
  • Evacuaciones inadecuadas (orina y defeca en casa).
  • Gemidos o ladridos esporádicos.
  • Conductas destructivas.
  • Transpiración en las almohadillas de las patas. 
  • Salivación excesiva.
  • Aullidos.
  • Temblores.
  • Ladridos -constantes o estereotipados-. 
  • Diarreas y vómitos.  
  • Estereotipias, llegando a autolesionarse.

La intensidad de estas señales nos harán determinar si estamos o no ante un caso grave de ansiedad por separación. 

Principales causas

Los principales factores asociados al origen de la ansiedad por separación son los siguientes: 

  • Cuadro de estrés agudo o crónico. 
  • Asociación de la soledad al castigo. 
  • Experiencias negativas al quedarse solos, realizando un aprendizaje erróneo de lo que supone la soledad impuesta. 
  • Picos de estrés en momentos anteriores a la marcha de los familiares.
  • Problemas asociados a la edad, como la disfunción cognitiva.
  • Cuadros de dolor.

Además, también podría estar asociada a enfermedades de sus tutores u otras patologías del animal. 

A la hora de realizar un diagnóstico de este síndrome, es imprescindible realizar una valoración en conjunto del perro. Por ello, se debe evaluar no solo su estado de salud, sino también cuál es su hogar y qué dinámicas se establecen en su día a día, la relación con sus tutores, cuáles han sido sus experiencias previas u otras motivaciones del animal. 

Nota: una grabación de vídeo del comportamiento del perro al quedarse solo es imprescindible a la hora de realizar un buen diagnóstico. 

Ahora que ya conoces los posibles signos que pueden hacerte sospechar que tu perro padece ansiedad por separación y las causas que pueden estar detrás, vamos a ver cómo trabajar para ayudar al animal a normalizar la soledad. 

Tratamiento: ¿qué hacer cuando aparece la Ansiedad por Separación? 

Una vez realizado un buen diagnóstico del caso, es imprescindible abordar el caso de manera integral. 

De manera general, es atípico encontrar un perro que solo padece ansiedad por separación. Esta suele estar asociada a cuadros crónicos de estrés y otros problemas como los miedos elevados, la agresividad o la reactividad. Por lo tanto, a la hora de abordar un caso debemos hacerlo de manera holística. 

Para ello, debemos: 

  • Realizar una terapia de reducción de estrés y estimulación mental mediante juegos de olfato, pistas de confianza, masticación, paseos de descompresión, etcétera. 
  • Si es posible, no dejar al perro solo mientras se está realizando esta terapia de reducción de estrés.
  • Trabajar la independencia dentro de casa gracias a juegos de olfato o juguetes interactivos.
  • Mejorar la relación y el vínculo humano-canino, fomentando la comunicación y la confianza mutua.
  • Realizar una desensibilización muy gradual y sistemática de la partida, así como de todos los elementos que están relacionados con la marcha del guía de su casa.
  • Darle alternativas para que pueda realizar algunas actividades que le ayuden a bajar estrés mientras esté solo.
  • Emplear la aromaterapia como apoyo.
  • Poner música relajante puede ayudar a crear una cortina auditiva y aminorar otros ruidos presentes en la partida del guía. 
  • Mejorar la comunicación, avisando siempre al perro de que su referente va a marcharse de casa.

Como hemos visto, la desfragmentación en varios pasos de la salida de casa es una técnica aceptada dentro de la educación canina en positivo. 

De igual manera, un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona afirma que el perro puede acumular estrés en caso de no poder predecir cuándo vamos a salir del hogar. Y, en los casos más graves, convertirse en estrés crónico y empeorar el proceso. 

Por lo cual, afirma que lo ideal sería crear una rutina en paralelo que indique al perro que en ese momento te vas a marchar de casa. Por ejemplo, con una señal como «vuelvo luego» convertida en un comando de seguridad.

En este caso, la salida debe ser rápida: dar el comando, salir y volver a entrar. De manera progresiva, se irá aumentando progresivamente el tiempo fuera de casa en función de la tolerancia del perro a la partida. El objetivo es aumentar la predictibilidad en el día a día del animal y reducir, de esta manera, el estrés ante la partida.

Si tu perro padece ansiedad por separación o sospechas que puede hacerlo, es recomendable que cuentes con la ayuda de especialistas en educación canina. 

Además, sería positivo consultar a profesionales especialistas en nutrición canina para emplear suplementos alimenticios o modificar la dieta del animal de manera que contribuya a aminorar el efecto de estos miedos. 

Principales errores al abordar la ansiedad por separación

A la hora de tratar la ansiedad por separación, no debes caer en los siguientes errores: 

  • No saludar al perro al llegar a casa. 
  • Regañarle ante posibles destrozos o evacuaciones incorrectas.
  • Engañar al perro, intentando marcharse sin que se dé cuenta. 
  • Dar el juguete interactivo en cuestión únicamente cuando vas a marcharte de casa para evitar asociaciones erróneas.
  • No realizar un tratamiento integral del problema asociado con la separación, sino centrarnos en que aprenda a quedarse solo en casa.

Debes entender que este es un proceso largo y que debes seguir las pautas de manera sistemática, observando en todo momento al perro con el que convives. 

No hay soluciones mágicas. Los atajos generalmente solo van a servir para inhibir una conducta desadaptada, pero no van a conseguir tratar el problema de raíz ni ayudar al perro. 

¿Cómo evitar la ansiedad por separación? 

Construir un apego seguro con el perro, evitar la hipervigilancia y fomentar su seguridad y su autonomía es clave para prevenir la ansiedad por separación. 

Pero, a su vez, la mejor manera de lograrlo es evitar que se quede solo en momentos críticos o más sensibles para el perro.

Por ejemplo, de cachorro o en el caso de perros recién adoptados en los primeros días tras la llegada a casa. 

En estos momentos, debemos fomentar la comunicación con el perro, esforzarnos para que aprenda a quedarse solo de manera positiva y no dejarle solo hasta que el animal no percibe el entorno como un lugar seguro. 

Y, como no, consultar con un educador o una educadora canina profesional amable. 

Hay muchos aspectos que se nos escapan como guías de un perro y pueden ser claves a la hora de enseñar a tu compi canino a entender la soledad como algo normal. 

*Artículo redactado por Leticia, tutora de Mandarina y fundadora de Perra Tormenta.

Artículos relacionados