Ulises y Argos

La propiocepción en perros

Practicar la propiocepción es muy importante para favorecer la coordinación, la concentración, la gestión emocional y la autoconfianza de nuestros perros, motivos suficientes para implementarla tanto en los cachorros como en perros adultos, mejorando de esta forma comportamientos relacionados con el miedo o la inseguridad.

Por otro lado, la propio también se utiliza mucho en perros geriátricos o en aquellos que han sufrido una lesión, operación… así como en perros de deporte, aunque en estos casos yo siempre recomiendo acudir a una clínica especializada en fisioterapia canina, ya que estamos hablando de casos que son físicos en lugar de comportamentales.

Dicho esto, podemos crear circuitos muy sencillos para comenzar a trabajar la propio con nuestro compañero canino, os dejo algunas ideas:

– La escalera: colocaremos una escalera en horizontal, en el suelo, y con comida guiaremos al animal para que pase entre los peldaños.

– Caminar por el bosque: podemos crear circuitos naturales, siempre hay zonas en las que la posición de las piedras o incluso de ramas en el camino pueden ser útiles para guiar al perro por dichos obstáculos y practicar la propiocepción de una forma natural y divertida.

– Colchonetas y cojines: los colocaremos en el suelo y guiaremos al perro para que camine sobre ellos.

– Picas: si contamos con las típicas barras horizontales que pueden colocarse en altura, guiaremos al animal para que pueda sortearlas. En la foto podéis ver a Alma practicando este ejercicio.

¡Espero que os sirvan de inspiración! Si quieres saber más, no olvides visitar mi curso de Educación Canina [i]rracional: https://www.ulisesyargos.es/cursos-educación-canina/