Ulises y Argos

Piensos veganos ¿sí o no?

índice

¿Piensos veganos sí o no?

Hoy traigo un artículo complicado. 

No como carne, hace años que olerla me revuelve las tripas y tocar los masticables naturales y la alimentación Barfera me produce cierta incomodidad. 

Sin embargo, soy consciente de que incluso el perro más libre está supeditado a nuestras propias decisiones (nuestras horas de paseo, de comer, de dormir)… así que procuro que, cuando sea posible, mis compañeras caninas puedan tomar las suyas propias. 

Y aquí es cuando toca preguntarse ¿Ellas elegirían un pienso vegano? ¿hasta qué punto este puede cubrir las necesidades de un carnívoro facultativo? 

Hoy me echo la manta a la cabeza y os doy mi opinión más sincera sobre un tipo de alimentación que parece estar en auge: los piensos veganos.

¿Son los piensos veganos una opción para mi perro? 

Cada vez más personas deciden cambiar su alimentación por una dieta vegana o vegetariana. Ambos regímenes excluyen completamente la carne del menú, pero no son idénticos. Mientras que el veganismo consiste en comer exclusivamente alimentos de origen vegetal, el vegetarianismo también admite productos de origen animal, como lácteos o huevos.

Las razones para adoptar tales estilos de vida son diversas: disfrutar de una mejor salud, combatir el maltrato animal o unirse a la lucha climática. Son esfuerzos muy loables, sin lugar a dudas.

Ahora bien, las personas veganas y vegetarianas nos enfrentamos a un dilema cuando tenemos un perro en casa. Deseamos darle una alimentación con la que nos sintamos cómodas. Pero también amamos a nuestros perros y deseamos potenciar su bienestar y verlos felices.

Y es aquí donde surgen las dudas: ¿Mi perro necesita comer carne? ¿Un perro puede ser vegano o vegetariano? ¿Los piensos veganos son mala idea?

De eso hablaremos en este artículo. Pero primero, veamos qué nos enseña la naturaleza sobre la dieta predilecta de los perros.

¿En qué consiste la dieta de un perro salvaje?

A diferencia de los seres humanos, los perros no son animales omnívoros, sino carnívoros facultativos. Esto quiere decir que se alimentan sobre todo de carne, pero pueden comer otras cosas en caso de ser necesario. ¿En qué se basan tales afirmaciones? En primer lugar, en las características de sus dientes.

Como ocurre con otros carnívoros, los incisivos de los perros son más pequeños que el resto de sus piezas dentales. En contraste, sus colmillos son muy largos, lo que los hace ideales para cortar y desgarrar. Y en el caso de sus premolares y molares, tienen una cresta muy afilada. Esto los diferencia de los omnívoros, que tienen incisivos de un tamaño similar al resto de sus dientes, colmillos cortos, y premolares y molares planos.

Otro factor que nos lleva a concluir que los perros son carnívoros por naturaleza es la longitud de su intestino. Los omnívoros tienen un intestino largo y multifuncional que les permite procesar toda clase de alimentos. De esta manera, pueden descomponer sin problema compuestos vegetales, como la celulosa. Por su parte, el intestino de los perros es considerablemente más corto y menos adaptable.

Por otro lado, el comportamiento de los perros salvajes confirma que prefieren la carne, pero también demuestra que son capaces de comer otra clase de alimentos, como se espera de un carnívoro facultativo. Cuando cazan una presa, no solo se comen la carne, también devoran sus huesos, órganos internos y sus intestinos cargados de la materia vegetal ingerida por el herbívoro.

Ahora bien ¿qué prefieren comer cuando se encuentran en total libertad?

¿Es saludable el pienso vegano?

Pero aún no hemos respondido a la pregunta: ¿los piensos veganos son realmente saludables?

Estudios recientes muestran que los sistemas digestivos de los perros podrían adaptarse a dietas a base de vegetales, pero todavía no se ha llegado a una conclusión clara al respecto. 

Por ejemplo, el estudio «Vegan nutrition of dogs and cats», realizado por la veterinaria Pia-Gloria Semp (de la Universidad de Viena) planteaba la hipótesis de que la dieta vegana podría ocasionar una deficiencia de hierro y vitamina B12 en el organismo de los perros. Sin embargo, la investigadora no encontró una diferencia importante entre los animales que recibieron una dieta a base de plantas y los que siguieron comiendo carne.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que los piensos veganos contienen una gran cantidad de cereales o, lo que es lo mismo, hidratos de carbono; y pese a que todavía es algo que no está del todo claro, estudios alertan de que nuestros compañeros no parecen poseer amilasa salivar ni enzimas suficientes para romper los almidones y las cadenas de hidratos de carbono, lo que podría provocar un mayor esfuerzo para su páncreas.

La relación entre los piensos veganos y educación canina

Quienes me seguís de cerca la pista, sabéis que cuando inicio un programa de educación canina, también analizo e intervengo si fuera necesario en la alimentación del animal.

Quizás estés pensando que un pienso vegano de calidad será mucha mejor opción que un pienso empaquetado que podemos adquirir en el supermercado a bajo precio, y seguramente estés en lo cierto.

Pero teniendo en cuenta tres aspectos fundamentales en el sector de la alimentación canina, hay buenas razones que me hacen pensar que la industria de los piensos veganos puede no ser tan inofensiva como parece:

  • Los cereales comenzaron a incluirse en la alimentación de nuestros compañeros caninos debido a un exceso en la producción y con un objetivo meramente económico, los seres humanos creamos su dieta sin tener en cuenta sus necesidades y preferencias como especie. Los piensos veganos llevan gran cantidad de cereales.
  • La mayoría de las facultades veterinarias mantiene vínculos tóxicos con las grandes marcas de pienso canino, que intentan quitarse de un plumazo la posiblilidad de elaborar una dieta natural que haga temblar su imperio. Al final, cuando hablamos de piensos veganos, seguimos hablando de pienso.
  • Los piensos veganos ya forman parte de grandes campañas de marketing de afiliados que mueven personas influyentes que, en su mayoría, no cuentan con formación relacionada.

La alimentación es una parte muy importante en la vida de nuestros perros, no es algo que se pueda tomar a la ligera por seguir una moda o por adaptarlo a nuestras necesidades en lugar de a las de nuestro compañero canino.

Hay un vínculo entre la nutrición, el intestino y el cerebro de nuestros perros, pudiendo alterarse con la nutrición incluso neurotransmisores que afecten a la salud mental y al equilibrio emocional de nuestro compañero canino.

Dicho esto y, desde mi punto de vista, la dieta BARF o la cocinada es la mejor alternativa para un perro, no puede ser considerada vegana ni vegetariana, puede darnos mucho asco prepararla, pero ellos se pasan el día adaptándose a nuestras reglas ¿por qué no adaptarse alguna vez a las suyas?

Si has decidido compartir tu vida con un carnívoro facultativo, dale lo que necesita como especie y no tengas miedo a probar las dietas naturales. Son adecuadas a su especie y, si haces cálculos, encontrarás una que se ajuste a tu bolsillo y que tenga la calidad adecuada. 

Sin embargo, si todavía no te ha convencido la opción de la nutrición natural para tu perro y estás considerando implementar un pienso vegano, te recomiendo que acudas a una clínica veterinaria que esté especializada en nutrición natural o que consultes con una veterinaria especializada en nutrición antes de hacer ajustes en su dieta.

De esta forma determinarán lo que es mejor para el perro de acuerdo con su edad y estado físico actual.

La transición hacia un régimen alimenticio diferente debe ser gradual, y es fundamental que te asegures de seleccionar un alimento de calidad que cumpla con todos los requisitos energéticos y nutricionales del perro.

Ahora te toca a ti:

¿Dejarás que tu perro tome sus propias decisiones como individuo y/o cómo especie?

Artículos relacionados