Ulises y Argos

¿Por qué mi perro no me hace caso cuando está suelto?

Mi perro no obedece a la llamada

En el mundo del perro tiende a confundirse obediencia con educación canina, y aquí es donde residen muchos de los problemas de conducta. Nos preocupamos por buscar una obediencia, en lugar de trabajar para mejorar nuestra relación multiespecie. 

Durante años se ha pensado que la mejor forma de solucionar los problemas caninos era obligando al perro a obedecer una serie de órdenes que facilitarían un control sobre el animal. Sin embargo, al tratar solamente el problema y no analizar cuál es la raíz principal, el problema no solo podría no solucionarse sino que también podría conseguirse el efecto contrario. 

5 Motivos por los cuales el perro no me hace caso cuando lo suelto

Los motivos por los cuales los perros no acuden a nuestra llamada pueden ser muy variados, sin embargo, algunos de los más comunes son los siguientes:

  1. Por una ruptura del vínculo: de nada sirve que creemos comandos o estrategias de trabajo con nuestro perro si el vínculo está roto o debilitado. Nadie quiere estar cerca de alguien que le cae mal o con quién no tiene relación ¿no? pues para los perros, es igual. Debemos entenderles, respetarles y empatizar con ellos tanto como individuos, tanto como especie.
  2. Por niveles altos de estrés: cuando un perro sufre estrés, los niveles de concentración son inferiores a la media, provocándose problemas de aprendizaje y de relación. Por lo tanto, será fundamental que mantengamos sus niveles en los límites adecuados. Para ello, podemos ayudarnos de programas de enriquecimiento.
  3. Por miedo a ciertos estímulos que se están dando en el ambiente: Perros que tienen miedo a otros perros o a personas pueden sentirse desprotegidos, sufrir altos niveles de estrés o focalizarse con el ambiente más que con nosotras mismas. Dicho esto, si nos encontramos con este tipo de problemas, será necesario implementar una modificación de conducta adecuada que consiga que nuestro perro supere sus miedos e inseguridades. 
  4. Por una falta de comunicación entre ambas especies: Si no comprendemos lo que quiere decirnos nuestro perro, es probable que se produzca una ruptura en la comunicación multiespecie. Si habláis dos lenguajes completamente distintos, es probable que tu perro haya roto el canal de comunicación y que ya no se preocupe en hacerse entender ni tampoco en entenderte.
  5. Por una asociación negativa en el perro cuando utilizamos su nombre: Si hemos utilizado su nombre para regañarle o con un tono negativo, lo más fácil es que el perro ya haya asociado ese “comando” con algo malo, lo que conllevará que no nos haga caso cuando lo utilicemos. Lo mismo sucede si siempre que lo llamamos es para pedirle cosas en lugar de para entregárselas, por ejemplo, cuando lo llamamos para sacarle del juego con sus amigos, cuando ha roto algo en el hogar, cuando queremos que detenga algún comportamiento… ¿por qué voy a responder a algo que siempre conlleva algo desagradable para mi?

Por lo tanto, será fundamental encontrar cuál es el motivo por el cuál el perro no responde a su nombre para así, poder poner solución al problema; de esta forma, trabajando en aquellos puntos que fuera necesario mejorar, sin olvidar que nuestro compañero canino tiene sentimientos, poder de decisión y emociones. Dicho esto, os dejaré 10 Uliconsejos para poder mejorar la respuesta al nombre ¡a por ellos!

5 consejos para que el perro acuda a la llamada

  1. Di su nombre solamente cuando esté prestando atención, si lo utilizamos cuando no nos está mirando o cuando existe algo más motivante en el ambiente, lo único que conseguiremos es que no responda y se estropee el comando.
  2. No utilices su nombre para regañarlo ni en un tono negativo, queremos que este comando sea algo positivo para él.
  3. Cuando lo llames y venga a tu lado, dale un premio y refuérzale verbalmente para que lo asocie con algo positivo. Primero inténtalo en el interior, la práctica en exteriores será el último paso.
  4. Analiza su bienestar y mejora el vínculo entre ambas especies, si es necesario, contacta con una profesional, esta es la base de cualquier relación multiespecie.
  5. Disfruta de los paseos de una forma relajada y cómoda. Si estáis en un entorno nuevo, analiza primero la situación con una correa larga mientras practicas que venga tras tu llamada, no olvides darle un premio y apoyarlo con refuerzo social.

El reto

Si te quedaste con ganas de más, te propongo un reto gratuito de cinco días que te ayudará a comprender y hacer más feliz a tu perro 🙂

¡Suscríbete y empieza desde ya!:

Related Posts